¿Mas de lo mismo?

Por: Daniel Hernandez

Faltan más de dos años para que lleguen las nuevas elecciones regionales, ni si quiera se han realizado las de Presidencia y Congreso, y ya empiezan a sonar algunos nombres, o más bien los mismos nombres de aquellos han estado por años en el poder, buscando “un cambio” para Flandes. Estos personajes reclaman como suyo el pueblo y hablan de castas y linajes que se deben rescatar, sin hacer siquiera un balance de sus gestiones.

No son más de cinco personas, representando a unas siete u ocho familias, las que desde ya están engrasando su maquinaria política y anuncian de forma secreta que van aspirar a la Alcaldía y que lanzarán a sus esbirros al Concejo. Algunos de ellos ya tuvieron la oportunidad de gobernar sin que se viera un resultado y otros ni siquiera han terminado su mandato.

Castas, linajes, poder y legados; son algunas de las palabras que llenan las bocas de estas personas para las que el pueblo es la última de sus prioridades. Aparecen cada cuatro años, prometen un cambio, una mejor vida para todos y que todo será mejor en el futuro; muchos les creímos en algún momento y sufrimos la decepción de saber que eran más de lo mismo.

Ganen o pierdan, no se vuelve a saber más de ellos después de las elecciones. Si llegan al poder simplemente se olvidan de que su trabajo es servirle a la gente y si pierden, se van sin dar excusas o al menos las gracias. Son sombras que solo quieren gobernar para su beneficio o el de sus amigos y que en secreto reparten al pueblo a cambio de apoyos.

¿En serio Flandes o cualquier otro territorio son un botín que se logra y se reparte?, ¿no estamos cansados de que nos vean como un voto que se compra y no como personas con necesidades?, ¿cuándo será el día en el que esos gamonales entenderán que tienen una deuda histórica con la gente y no es la gente la que les debe a ellos? Es hora de que entiendan que Flandes no les pertenece y su discurso no es otra cosa que más de lo mismo.

Esas cinco o seis familias han tenido el poder por más de 30 años y basta con mirar las calles del pueblo para ver que no han hecho mayor cosa. Hablaron de oportunidades de trabajo y todavía dependemos de Girardot, de impulso al comercio y aún no hemos descubierto nuestro potencial turístico y agrario, de mejorar la educación y seguimos sin alcanzar los mejores puestos en algo tan básico como el ICFES.

Flandes empezó con dos familias gamonales que se repartían el poder y hoy una de ellas intenta regresar. Tuvieron tres periodos de Alcaldía, dos en el Concejo, pusieron a muchos de los suyos en el poder y esto no les basta, quieren más y desde ya ponen sus nombres a sonar en el pueblo, sin tener el mínimo descaro y sin que les importe el atraso en el que estamos gracias a sus gestiones ineficientes.

Esta tierra no es de dos o tres personas, somos un pueblo de más de 29 mil habitantes y sí, debemos contarlos a todos, no solo a los que votan, porque somos más que un número o una cifra; somos un pueblo con necesidades reales, con un potencial inexplorado en lo turístico y lo rural, con sueños, esperanzas y ganas de crecer. Esas familias que han gobernado están en deuda con todos y es momento de que les exijamos cuentas.

Ellos no son nada nuevo, no son los salvadores, tampoco debemos bajarles la cabeza, ni verlos como los próceres que quieren ser; tuvieron la oportunidad de cambiar las cosas y no lo hicieron, la gente creyó en ellos y fue defraudada. Es por eso y por mucho más que debemos verlos como lo que son, como esa promesa incumplida, como ese sueño por el que no trabajaron, como ese cambio que no llegó; insisto, como ¡más de lo mismo!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *