Flamencos rosados, permanecían como mascotas en una finca de Fusagasugá.

En el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre de la CAR Cundinamarca, ubicado en el municipio de Tocaima, permanecen tres flamencos rosados, un macho y dos hembras, que fueron recuperados por la Corporación en conjunto con la Policía Ambiental, luego de evidenciar la presencia de estos especímenes al interior de una finca en Fusagasugá, donde permanecían como mascotas. Las aves, que en su entorno natural se alimentan de pescados, crustáceos y algas, eran alimentadas en esta vivienda con comida para humanos, además eran sometidas a actividades con las que los habitantes de dicho predio buscaban divertirse.

Actualmente la CAR adelanta su proceso de rehabilitación en el CAV, ubicado en una zona de bosque seco tropical, en el que se les mantiene, entre otros cuidados, una dieta especial, para luego trasladarlos al departamento de La Guajira, donde serán devueltos a su hábitat natural.

Junto a estos tres ejemplares también permanece otra ave de esta misma especie, que fue recuperada en el municipio de Silvania.

El flamenco rosado es una especie exótica, que en Colombia se encuentra en la categoría de amenazada y vulnerable a la extinción. Infortunadamente son animales que por sus esbeltas características físicas son muy apetecidos en el merado negro, en el que por un solo ejemplar se puede pagar alrededor de un millón de pesos.

Luis Fernando Sanabria, Director General de la entidad, ha sido reiterativo en hacer el llamado a la comunidad para que denuncie la presencia de fauna silvestre fuera de su hábitat y sobre todo para que eviten comprar estos animales, pues al hacerlo se está contribuyendo negativamente a fortalecer su tráfico.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *