Es mucha plata

Por: Daniel Hernández

Durante los últimos 13 años el municipio de Flandes ha recibido más de 200 mil millones de pesos para que diferentes administraciones saquen adelante a esta población y solucionen las necesidades de la comunidad en aspectos como servicios públicos, seguridad, desarrollo, educación, atención a la niñez, deporte y cultura.

Estos recursos, que no son otra cosa que la plata que usted le dio al Estado cada que pagó sus impuestos, con más frecuencia de la que quisiera; tenían como fin garantizar una mejor calidad de vida para usted y los suyos, así como un desarrollo y crecimiento constante del pueblo.

Teniendo esto en cuenta, cabe hacerse las siguientes preguntas: ¿sabe usted en qué se usaron esos recursos? ¿tiene conocimiento de cómo usaron los alcaldes de turno esa plata? ¿está conforme con el punto en el que se encuentra el municipio luego de que se usara todo este dinero?

Recuerde que es su dinero, usted se lo dio a esos dirigentes para que le arreglaran las redes de acueducto, para tener mejores escuelas, campos o centros deportivos, parques, hospitales o por lo menos unas vías decentes por las cuales transitar. Como cuando le paga a un maestro de obra para que le mejore la casa o haga alguna obra que necesita.

Puede que no estuviera de acuerdo con los gobernantes de turno, haya votado por el que perdió o simplemente el tema político le sea indiferente y prefiera no ejercer su derecho a elegir a la persona que lleva las riendas del lugar en el que vive. No obstante, voltear la mirada hacia otro lado o hacer de cuenta que no es con usted, es lo que le facilita el trabajo a los corruptos.

Esto no quiere decir que los mandatarios que pasaron se robaron la plata, hablamos de por lo menos cuatro líneas políticas distintas en los últimos 20 años. Lo que realmente importa es si usted quedó conforme con el uso que se le dio a esos dineros, si quedó satisfecho con la forma en la que se invirtieron los recursos que salieron de sus impuestos.

También es cierto que parte de esa plata se usó para pagar la nómina de los funcionarios que trabajaron con la Alcaldía de Flandes durante este tiempo, pero ¿qué pasó con el resto? ¿está conforme con las vías que tiene? ¿los servicios públicos que recibe le satisfacen? ¿está conforme con la calidad educativa y las ofertas artísticas y culturales que hay para sus hijos?

Preguntarse y cuestionar es la mejor forma de encontrar lo que está mal y mejorarlo, vigilar a los gobernantes debería ser una de las obligaciones propias de la gente; al fin y al cabo son servidores públicos y están para eso, para servirle a la comunidad. Se debe perder el miedo a criticar, siempre y cuando se haga con argumentos y bases sólidas y sustentadas.

No hay peor pensamiento que el de “esto no es mío” a la hora de referirnos a lo público, porque sí lo es, usted es quien paga por cada una de las cosas que disfruta o no en el pueblo. Entonces, de ahora en adelante, cada que pague el IVA, el Impuesto Predial, el ICA o le hagan retención en la fuente si es contratista; recuerde que es su dinero el que sale de su bolsillo y por tanto debería vigilar lo que se hace con él.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *