De Flandes con mucho orgullo

Hace unas semanas, cuando decidí a empezar a escribir estas columnas, una amiga me dijo jocosamente que yo era la única persona que decía con orgullo que era de Flandes”. Puede que esa persona, tal vez, no conociera mucha gente, puede que ser que al no haber nacido en la ‘Puerta de Oro del Tolima’ se le hiciera difícil entender el amor que sentimos algunos cada que recordamos ese pueblo que nos ha dado tanto y con el que nos falta gratitud.

¿Sabe algo?, entiendo a mi amiga, ella no ha conocido la alegría que se siente al ir los domingos en la mañana a la plaza de mercado a comer empanadas de la señora Ester, mamá de los Leal, o buñuelos de ‘El Costeño, acompañado de una avena hecha por la señora Elvia; antes de pasar a comprar carne donde don Armando y al supermercado más viejo en el pueblo, el de don Gabriel.

Ella tampoco ha tenido la oportunidad de ir al barrio San Luis a comprar las que para mi son las mejores arepas de maíz pelao o las tradicionales achiras y bizcochos de los Bocanegra, estos lugares deberían ser de obligatoria visita para todos los turistas que lleguen a visitarnos, es mucha la tradición y la historia que encierran.

No se ustedes qué opinan, pero yo la llevaría a la vereda Colegio a comer tamal o al Puente Férreo y al malecón para mostrarle lo delicioso que sabe el viudo de pescado creado a conocer por Tadeo Guarín y cuya receta se mantiene en el Club 60 a orillas del río Grande de la Magdalena y aprovechar para contarle toda la historia que encierran las vigas de aquel puente por el que alguna vez transitó gran parte del desarrollo de un país, mientras se refresca en la piscina La Gaitana.

Somos gente que tiene la bendición de dos pueblos indígenas, por nuestras venas corre tanta sangre Panche como Pijao y aunque ya lo dije alguna vez, este es momento para repetirlo, fuimos la cuna de la aviación militar en Colombia, basta con mirar la historia y recordar que fue aquí, un 15 de febrero de 1921, donde nació la primera escuela que sembró las bases de lo que hoy es la Fuerza Aérea Colombiana.

Historia tenemos, y de sobra, fuimos potencia del fútbol de salón y algunos de nuestros jugadores de fútbol llegaron a equipos grandes como el América de Cali; también tenemos músicos que han llegado a trabajar con artistas de renombre nacional como Jeisson Jiménez. También, con el Concurso de Bandas Marciales del Alto Magdalena que cumplió 50 ediciones, tuvimos uno de los encuentros musicales más importantes del país.

Puede que en el día a día hayamos olvidado o no sepamos todas estas cosas que no son más que oro por explotar, para levantar la cara con orgullo cuando digamos que somos de Flandes, no en vano un expresidente nos escogió como el lugar para su retiro y dentro de poco tendremos las vías 4G para conectarnos con regiones importantes como las costas Atlántica, Pacífica y los Llanos Orientales.

Si bien esto no borra las cosas que aún nos faltan por mejorar, esta tierra, nuestra tierra, el lugar que nos vio crecer, tiene mucha tradición y la historia suficiente para que muchas personas digamos con orgullo el lugar donde nacimos. Basta con recordar, preguntarnos cómo podemos recuperar esa grandeza y hacer algo para que Flandes sea tan grande como la soñamos, este pueblo es nuestro, sintámoslo así y verán que poco a poco empezamos a marcar un rumbo diferente.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *