el Departamento de Policía Cundinamarca ubicó ydestruyó un laboratorio para el procesamiento de estupefacientes que producía cerca de 600 kilogramos de clorhidrato de cocaína al mes.La infraestructura afectada