El presidente de Conconcreto, Juan Luis Aristizábal, ordenó borrar información de sus correos electrónicos y ocultar su computador corporativo durante una visita administrativa que la Superintendencia de Industria