Por. Daniel Hernandez La entrega de mercados, ayudas o subsidios no es algo que se le deba aplaudir o celebrar a los gobernantes; sacar pecho o mostrar gestión