Es increíble que en pleno siglo XXI todavía existan pueblos en este país para los que servicios públicos tan básicos como el agua y la energía son un